NO TI RÍAS DE LAS DISGRACIAS AJENAS

            Se rieron de él toda la vida. Hasta su perro se rió. Dijeron que tenía las orejas como Dumbo y que iba a estar gafado toda la vida. Y así fue. El… Sigue leyendo