BAILANDO TÍBIRI-TÁBARA

Al Juguete le cayeron entre ocho morochos. Silbando por el callejón, como silba el chanfle cuando acaba el contrato, iban ellos de chulos. Le sacaron de su chabola arrastrando como a un chuzmeta… Sigue leyendo