UNA SIRENA ABANDONADA

Cada vez que entraba a la peluquería su sonrisa me iluminaba. A veces me despierto por las noches con los pies oliendo a huiro y a piure, me tiemblan las piernas y siento… Sigue leyendo